<
>

Abogados: Vanessa Bryant carece de fundamento para demandar a agentes por las fotos del accidente


Los abogados del condado de Los Ángeles sostienen que Vanessa Bryant no tiene base legal para demandar a cuatro agentes del alguacil que presuntamente compartieron fotos no autorizadas tomadas en el lugar del accidente de helicóptero que mató a Kobe Bryant, su hija y otras siete personas, según documentos judiciales obtenidos el lunes.

Bryant alega en su demanda que los agentes que respondieron a la escena del accidente el 26 de febrero de 2020, utilizaron sus teléfonos celulares personales  “para llevar y compartir gratuitamente fotos de los niños, padres y entrenadores muertos”. Según la demanda, el alguacil Alex Villanueva inicialmente le aseguró a Bryant la privacidad cuando expresó preocupaciones justo después de que ocurrió el accidente.

La demanda, que busca daños y perjuicios por negligencia e invasión de la privacidad, afirma que un agente en el lugar tomó entre 25 y 100 fotos que no estaban concebibles para la investigación y se centraron directamente en los restos de las víctimas”, y mostró las imágenes del lugar del accidente a otro personal del gobierno y a un amigo que es cantinero en Norwalk.

En documentos presentados el viernes en la corte federal de Los Ángeles, el condado respondió a la demanda de Bryant, argumentando que sus afirmaciones no se mantendrán.

“El condado no aprueba las fotografías en que se muestra el lugar del accidente, y ha tomado las medidas correctivas del personal en consecuencia”,  escribieron los abogados del condado.

“Eso no significa, sin embargo, que el demandante tenga reclamación legal viable. Los dos casos seminales involucran la diseminación pública de imágenes de humanos, y eso no ocurrió aquí”.

El condado sostiene que las fotografías “no fueron entregadas a los medios de comunicación y no se publicaron en Internet. No se difundieron públicamente”.

Bryant presentó la demanda el año pasado “porque le preocupa que las fotografías pueden difundirse públicamente. No hay base legal para demandar a los acusados ​​por daño hipotético”,  según el condado, que argumenta que “mostrar una fotografía del lugar del accidente a un miembro del público no constituye una invasión de privacidad del demandante”.

Junto con el condado y sus departamentos del alguacil y de bomberos, la demanda nombra a los agentes Joey Cruz, Rafael Mejía, Michael Russell y Raúl Versales como acusados.

El alguacil del condado de Los Ángeles, Alex Villanueva, respondió en Twitter en marzo que el departamento “se abstendrá de juzgar este caso en los medios y esperará el lugar apropiado. Nuestros corazones están con todas las familias afectadas por esta tragedia”.

Según la denuncia, Mejía obtuvo  «múltiples fotografías en la escena de los restos de Bryant tomadas por el personal del departamento de bomberos  “y los guardó en su teléfono celular personal”.

Luego,  “caminó 100 pies desde su posición en el centro de comando improvisado para charlar con una mujer adjunta que estaba controlando el tráfico dentro y fuera del distrito de agua Las Virgenes”, alega la demanda, presentada en la corte federal de Los Ángeles.

“Mejía le dijo a la agente que tenía fotos de la escena del accidente y, sin otro motivo, procedió a enviar las fotos de los Bryants’  a su teléfono celular personal’, según la demanda.

Luego, Mejía supuestamente transmitió las fotos a Cruz, un agente en práctica. Tras obtener las fotos, Cruz las compartió con “múltiples individuos sin ningún propósito gubernamental legítimo, incluidos varios miembros del público”, alega la demanda. Según la demanda, mientras estaba en el Sheriff de Malibú / Lost Hills la noche del accidente, Cruz le dijo a Russell que tenía fotos de la escena del accidente de Calabasas.

“Russell pidió ver las fotos, y Cruz envió un mensaje de texto con fotos de los restos de Bryant a su teléfono celular personal”, según la demanda.

La demanda también alega que dos días después, mientras estaba en casa de su madre en West Covina, Cruz mostró fotos de los restos a su sobrina. Antes de hacerlo, Cruz presuntamente hizo un comentario grosero sobre el estado de los cuerpos.

El mismo día, mientras estaba en el Baja California Bar and Grill en Norwalk,

Cruz presuntamente  “se jactó de haber trabajado en el lugar del accidente donde Kobe Bryant había muerto. Cruz luego mostró fotos de los restos de los Bryant a un compañero del bar y el camarero del restaurante, y se le ve en la cámara de seguridad en  la barra del bar acercándose y alejándose de las imágenes mientras se las mostraba al cantinero”, según la demanda.

“Una de las fotos mostraba el cuerpo de una niña y Cruz comentó que otro mostró los restos de Kobe Bryant”, dice la demanda.  “Poco después al ver las fotos, el camarero se jactó en voz alta ante los empleados del restaurante y clientes que acababa de ver una foto del cuerpo de Kobe Bryant y describió la imagen en detalle”.

Versales, quien supuestamente también había obtenido las fotos, envió las imágenes a un detective de LASD, señaló la demanda.  Como una indicacin de cuan casualmente se compartieron las fotos dentro del departamento,  “el detective ni siquiera pudo identificar el nombre del oficial que le envió las fotos”, sostiene la demanda.

Después de enterarse de que se había presentado una denuncia ante el LASD con respecto al intercambio indebido de fotografías de los restos de las víctimas, Mejía, Cruz, Versales y Russell  “destruyeron pruebas negligentemente y / o intencionalmente” al eliminar las fotos de sus celulares, según la denuncia.

Al hacerlo, Mejía  “socavó gravemente la capacidad de verificar cualquiera de sus afirmaciones sobre su manejo y difusión de las fotos”, según la demanda.

La demanda alega que Villanueva aseguró personalmente a la viuda de la estrella de la NBA que los agentes estaban asegurando el lugar del accidente para garantizar su privacidad.

“En realidad, sin embargo, no menos de ocho ayudantes del alguacil estaban en la escena tomando fotos con teléfonos celulares de los niños muertos, padres y entrenadores”,  señaló la demanda.

«Como el departamento admitiría más tarde, no hubo investigación propósito para que los agentes tomen fotografías en el lugar del accidente. Más bien, los agentes tomaron las fotos para sus propios fines personales”.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario