<
>

Crypto y blockchain deben aceptar que tienen un problema y luego liderar la sostenibilidad


A medida que el precio de bitcoin alcanza niveles récord y las criptomonedas se vuelven cada vez más comunes, la huella de carbono en expansión de la industria se vuelve más difícil de ignorar.

Sólo la semana pasada, Elon Musk anunció que Tesla suspenderá las compras de vehículos que utilicen bitcoin debido al impacto ambiental de los combustibles fósiles utilizados en la minería de bitcoins. Aplaudimos esta decisión y saca a la luz la gravedad de la situación: la industria necesita abordar la sostenibilidad de las criptomonedas ahora o corre el riesgo de obstaculizar la innovación y el progreso de las criptomonedas.

La capitalización de mercado de bitcoin hoy es la friolera de $ 1 billón. A medida que empresas como PayPal, Visa y Square invierten colectivamente miles de millones en criptografía, los participantes del mercado deben liderar la reducción drástica del impacto ambiental colectivo de la industria.

A medida que el precio de bitcoin alcanza niveles récord y las criptomonedas se vuelven cada vez más comunes, la huella de carbono en expansión de la industria se vuelve más difícil de ignorar.

La creciente demanda de cripto significa intensificar la competencia y un mayor uso de energía entre los operadores mineros. Por ejemplo, durante la segunda quincena de febrero, vimos que el consumo de electricidad de BTC aumentó en más de un 163%, de 265 TWh a 433 TWh, ya que el precio se disparó.

La sostenibilidad se ha convertido en un tema de preocupación en las agendas de los líderes globales y locales. La reincorporación de la administración de Biden al acuerdo climático de París fue el primer indicio de esto, y recientemente hemos visto a varias agencias federales y estatales hacer declaraciones que muestran cuán prioritario será abordar la crisis climática global.

Un proyecto de ley propuesto en Nueva York tiene como objetivo prohibir que los centros de cripto minería operen hasta que el estado pueda evaluar su impacto ambiental completo. A principios de este año, la Comisión de Bolsa y Valores de EE. UU. Hizo un llamado a comentarios públicos sobre las divulgaciones climáticas, ya que los accionistas desean cada vez más información sobre lo que están haciendo las empresas a este respecto, mientras que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advirtió que la cantidad de energía consumida en el procesamiento de bitcoin es «asombroso.» El Reino Unido anunció planes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en al menos un 68% para 2030, y el primer ministro lanzó un ambicioso plan el año pasado para una revolución industrial verde.

Las criptomonedas llegaron para quedarse: este punto ya no es objeto de debate. Está generando beneficios en el mundo real tanto para las empresas como para los consumidores, beneficios como transacciones más rápidas, fiables y económicas con mayor transparencia que nunca. Pero a medida que la industria madura, la sostenibilidad debe estar en el centro. Es más fácil construir un ecosistema más sostenible ahora que «aplicar ingeniería inversa» en una etapa de crecimiento posterior. Aquellos en los mercados de criptomonedas deberían considerar a la industria automotriz como un canario: los fabricantes de automóviles ahora están adaptando soluciones bajas en carbono y neutrales en carbono a un gran costo e inconvenientes.

Los participantes del mercado deben trabajar juntos de forma activa para lograr un futuro de bajas emisiones impulsado por energía limpia y renovable. El mes pasado, Crypto Climate Accord (CCA) se lanzó con más de 40 partidarios, incluidos Ripple, World Economic Forum, Energy Web Foundation, Rocky Mountain Institute y ConsenSys, y el objetivo de permitir que todas las cadenas de bloques del mundo funcionen en un 100% con energías renovables. para el 2025.

Algunos participantes de la industria están explorando soluciones de energía renovable, pero la industria en general aún tiene un largo camino por recorrer. Si bien el 76% de los hashers afirman que están utilizando energía renovable para impulsar sus actividades, solo el 39% del consumo total de energía de hashing proviene de las energías renovables.

Para tener un impacto significativo, la industria debe elaborar un estándar que sea abierto y transparente para medir el uso de energías renovables y hacer que la energía renovable sea accesible y barata para los mineros. La CCA ya está trabajando en tal estándar. Además, las empresas pueden pagar compensaciones de carbono de alta calidad por las emisiones restantes, y quizás incluso las históricas.

Si bien la industria trabaja para volverse más sostenible a largo plazo, existen opciones ecológicas que se pueden tomar ahora, y algunos actores de la industria se están sumando. Fintechs como Stripe han creado programas de renovación de carbono para alentar a sus clientes y socios a ser más sostenibles.

Las empresas pueden asociarse con organizaciones, como Energy Web Foundation y Renewable Energy Business Alliance, para descarbonizar alguna blockchain. Hay recursos para quienes desean acceder a fuentes de energía renovables y compensaciones de carbono de alta calidad. Otras opciones incluyen el uso de tecnologías inherentemente bajas en carbono, como XRP Ledger, que no dependen de la prueba de trabajo (que involucra minería) para ayudar a reducir significativamente las emisiones de blockchains y criptofinanciamiento.

El XRP Ledger es carbono neutral y utiliza un algoritmo de validación y seguridad llamado Consenso Federado que es aproximadamente 120,000 veces más eficiente energéticamente que la prueba de trabajo. Ethereum, la segunda cadena de bloques más grande, está pasando de la prueba de trabajo a un mecanismo de validación mucho menos intensivo en energía llamado prueba de participación. Los sistemas de prueba de trabajo son ineficientes por diseño y, como tales, siempre requerirán más energía para mantener el progreso.

El impacto devastador del cambio climático avanza a una velocidad alarmante. Hacer compromisos ambiciosos con la sostenibilidad, o peor aún, negar el problema, no es suficiente. Al igual que con el acuerdo de París, la industria necesita objetivos reales, acción colectiva, innovación y responsabilidad compartida.

¿Las buenas noticias? Las soluciones pueden ser prácticas, estar impulsadas por el mercado y crear valor y crecimiento para todos. Junto con los defensores del clima, los líderes de la industria de tecnologías limpias y los tomadores de decisiones financieras globales, las criptomonedas pueden unirse para posicionar a blockchain como el camino más sostenible hacia la creación de un futuro financiero digital verde.



Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario