<
>

EIBAR | Y la bella durmiente despertó de su sueño


Cien años «La Bella Durmiente» de la famosa historia ha permanecido dormida. Lamentablemente no fueron tantos para el Eibar, pero los armeros no querían que los besos los despertaran de este plácido sueño. Siete años que fallecieron ayer para un Eibar que ya se había acostumbrado a convivir con los mayores. Quedarse todos los años fue un verdadero milagro, y como un gato, alcanzó las 7 vidas, pero no pudo continuar.

Analizar el motivo del declive no es tarea fácil. La planificación de la plantilla, el rendimiento de los jugadores… pero hay un factor clave en todo esto. Y es que Ipurua, sin su gente, deja de infundir respeto en sus rivales. Y no se trata solo de esta temporada. Los armeros fueron los primeros en jugar un juego a puerta cerrada, antes de la llegada de la pandemia, por el derrumbe del vertedero de Zaldibar, sin siquiera saber que sería el presagio de una pesadilla que se prolonga desde hace más de un año.

Escudo / bandera de Eibar

Luego del regreso de la competencia luego del encierro, ya notamos que a los armeros les faltaba su arma principal, las gargantas de sus simpatizantes, ya pesar de todo, lograron salvarse en otra temporada casi milagrosa.

Pero esta vez no pudo ser. Y nos referimos a los números. Sin partido en casa ante el Barcelona, ​​el Eibar solo pudo ganar dos partidos en Ipurua, en enero ante el Granada y la reciente victoria sobre el Alavés, con un hat trick de Kike García. Con estos números, la salvación es absolutamente imposible. Y que una veintena de aficionados se ha encargado de animar sin parar desde el campo durante los últimos partidos, una actitud realmente loable, pero no es lo mismo que tener un Ipurua entregado cuando el equipo más lo necesita.

El equipo ha tenido una mala temporada y tenemos que afrontarla. Dmitrovic, Kike García y Bryan Gil son los que mantuvieron viva la llama hasta el último momento. En el caso de Bryan, agrega algo que probablemente no querría en su CV.. Y es que bajó en segunda dos años consecutivos con dos equipos distintos, Leganés y Eibar.

La marcha de Fran Garagarza antes de que acabe la temporada también da pistas sobre el ambiente que existía desde dentro. dentro del club Eibar. El que vendrá a reemplazarlo tendrá una difícil tarea por delante, ya que los prestados se irán, y los hombres aman. Dmitrovic o Kike no seguirán en el EIbar. Montilla del Palancar es más que ganado una oferta de un primer equipo.

Pues claro, El trabajo debe comenzar cuando sepamos si Mendilibar continuará en su puesto en Segunda., ya que lo lógico sería que las firmas se acordaran entre el técnico y el director deportivo. Al momento de escribir estas líneas, no está claro si Zaldibar querrá continuar o si el propio club querrá que continúe.

De cualquier manera, tampoco debería haber mucho tiempo para arrepentimientos. Los 7 años en Primera han permitido al Eibar tener un sólido colchón económico para formar un equipo con aspiraciones para volver a la élite. Además, para los futbolistas desembarcar en el Eibar ahora será más fácil, debido a la buena fama que ha ganado en el fútbol español.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario