<
>

LaLiga SmartBank | El Espanyol está atrapado



Sin beneficio. Y de repente el Español Salió de la zona de ascenso directo. Tan como un puñetazo de Mike Tyson. El equipo que iba camino de los 100 puntos, sin encajar goles y sin sumar cada semana, desperdició esa ventaja en tres partidos en los que declinó. Dentro Fuenlabrada perdió la victoria en el último suspiro por error de Diego López. Antes de GironaDe perdonar el 2-0 pasó al 1-2 en un abrir y cerrar de ojos, un accidente. Pero en Leganés, partido de trueno, el Espanyol decepcionado por su puesta en escena, vulnerable en defensa, inoperante en ataque, desconectado ante un rival inteligente.

Ya visto. El partido del Espanyol no fue muy diferente al del año pasado, que fue la final de Machín, el último partido de 2019. El resultado fue 2-0 y el equipo periquito no acertó el balón, como anoche, víctima de sus errores como el del 1-0 en el que David López no supo resolver un pase de Mérida. El centrocampista fue lento, perdió un balón y el Leganés resolvió con maestría. Miguelón y Calero aparecieron en la foto de la expulsión y el 2-0. El Espanyol se enfrentó a un igual, como ante Mallorca y Rayo, otros contendientes, y tampoco logró marcar un gol.

Los problemas. En todas las ligas hay momentos de inflexión y suelen suceder a partir de la décima jornada. Los equipos estudian y se conocen, detectan sus patrones, sus fortalezas y sus debilidades, porque en este momento el fútbol ha perdido su espontaneidad, tiende más hacia la ciencia que hacia el arte. Y, precisamente por eso, los rivales ya saben cómo neutralizar el balón de Calero o cómo vigilar RdT o Embarba, por lo que el Espanyol debe buscar soluciones desde el colectivo, que ha faltado en las últimas semanas. El equipo nunca sintió fluidez salvo en unos momentos, si no para ser impenetrable y asesino en la cima, con pequeñas empresas resolviendo los partidos ellos mismos en las zonas. Y eso ahora empieza a no ser suficiente porque un objetivo no es suficiente. Y a veces no llega.

Mentalidad. Nadie puede culpar a Vicente Moreno por no ver las Orejas de Lobo ya que lleva tiempo advirtiendo que esto podría pasar. El Espanyol no debe perder los nervios ni tirar por la borda todo lo que ha viajado. El equipo debe seguir su proceso de mejora desde el colectivo y los jugadores deben esforzarse. No se trata de nombres sino de equipos, no se trata de tener los mejores jugadores sino de que encajen todas las piezas del rompecabezas. Hay tiempo, hay materia prima y hay un artesano. También tiene que haber mentalidad porque, si la Liga acabara hoy, el Espanyol iría al playoff.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario