<
>

Los Clippers someten a la bestia



Playoffs de baloncesto lo bueno. Pesos pesados ​​intercambiando golpes, un sentimiento de territorios marcados por lo que pueda suceder en el futuro. Y derrotar al Utah Jazz, que por supuesto es noticia. El equipo de Quin Snyder tiene 20 victorias en 21 partidos, desde un 4-4 inicial hasta un 24-5 que dejó a la NBA con la boca abierta. Una derrota, contra los Nuggets, desde el 7 de enero, ahora nueve victorias consecutivas más para liderar la Liga y ponerse al día con los grandes contendientes. Por supuesto, por las sensaciones. Un día deben haber perdido, por supuesto. Y no fue por casualidad contra algunos Clippers hacen mucho menos ruido que la temporada pasada, pero son mucho mejores. Ahora sí, luciendo como candidatos al trono. Ahora sí, un peligro para cualquier rival. También para estos Jazz hasta ahora pluscuamperfectos.

Tiene 24-6 para algunos y 22-9 para otros, el líder de la NBA con Nets y Sixers liderando el Este y Los Lakers en el medio (22-8) pero en un momento delicado: sin Anthony Davis, sin Dennis Schröder … Si parece obvio que el campeón será uno de los grandes favoritos si llega con buena salud a los playoffs, también es en este mismo momento cuando Clippers y Jazz tendrán las mayores aspiraciones, que están disputando su segundo duelo de ‘in una fila pero la primera con fuego real. Paul George y Kawhi Leonard no estuvieron el miércoles, y la victoria cayó por su propio peso (96-114) incluso sin un Mike Conley que también regresó para este duelo, que parecía que iba a ser: enorme. Los Clippers, con sus dos megaestrellas, anotaron 20 puntos más que 48 horas antes (116-112). Y ganaron.

Tyronn Lue cambió el ambiente en el vestuario, que estaba mal la temporada pasada, y tomó medidas para formar un cultura que tiene lo siguiente en la pista. Con la llegada de Serge Ibaka y Nico Batum, los Clippers son ultra físicosGracias en parte a la versión más explosiva de Kwahi Leonard en mucho tiempo, en el nivel de entrada al MVP. El asimiento de la defensa hiper musculoso de su equipo secó las capitales del Jazz, que no encontraron recorridos cómodos a la orilla ni circularon con la alegría habitual (solo 13 pases); los triples tampoco vinieron al rescate (no lo suficiente cuando todo lo demás falló) y el rebote pasó del punto fuerte al talón de Aquiles por donde sangró Salt Lake City: 11-6 al ataque, con una pareja definitiva de Kawhi (al final, 29 + 5 + 4) y unas grandes de Zubac.

Aun así, los Jazz estuvieron vivos hasta el final, porque son Buen equipo. Aguantaron el juego cuando sufrieron una sacudida inusual en la primera parte, en la que sobrevivieron (57-49) luego de enfrentar un peligroso -15 (55-40) poco antes. Salieron del vestuario con su versión infernal y con Donovan Mitchell (35 + 4 + 5) empujando para firmar un parcial de 6-19 (63-67) que no desequilibró el partido porque los Clippers pusieron su pie firmemente, agarraron y a rayas en todas partes: defensa, rebote, aplomo en los tiros libres (mucho al final) y 3 puntos en los momentos importantes de Beverley (17 puntos, en un gran momento) y Marcus Morris (17 + 7). Los puntos de Lou Williams regatean en cabeza un triunfo que trae un golpe a la mesa para algunos Clippers que hacen lo que sea para cambiar su destino, y su historia, de la temporada pasada.

En manifiesta inferioridad primero, muy agresivo después y finalmente Apesadumbrado por una serie de pequeños errores que provocaron diferencias significativas (rebotes mal cerrados, fallas …) el Jazz se perdió la versión hiperproductivo Ingles y Gobert (8 puntos, 15 rebotes, 3 tapones pero menos gobierno de lo habitual en las zonas). Nunca tengo que perder, por supuesto, y era su turno un partido que no cuestiona sus opciones sino que promueve las de su rival, los formidables Clippers. Este fuerte choque lo demostró baloncesto de gran alcance.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario