<
>

Real Madrid: Isco pone las pilas


Isco está muy dolido por todo lo que se ha dicho de él en las últimas semanas. El malagueño sabe que no lo está pasando mejor, que hay un gran margen de mejora en su actuación (sin goles ni asistencias aún esta temporada), pero al mismo tiempo piensa que algunos ataques han sido injustos.

Por tanto, ve estas dos semanas como un punto de inflexión en su temporada. Trabaja casi solo con Zidane (Los franceses solo tenían cuatro del primer equipo esta semana). Esto le permitió mostrarle al entrenador su deseo de cambiar la situación.

Su objetivo es justificarse, pero al analizar su situación de forma más global, también considera que se encuentra ante un momento clave en su carrera deportiva. En 2017 renovó su contrato con el Real Madrid hasta 2022, por lo que tiene esta temporada y la siguiente. Terminará este curso a los 29 años, en un punto de madurez, y el club no quiere un jugador como el malagueño (valorado en 30 millones de euros, según Transfermarkt) ingrese su último año de contrato.

Foto de Isco

Por eso, el próximo verano parece clave: reforma o venta. Estos son los dos escenarios que ejecutan en oficinas blancas e Isco sabe que todo depende de él. Tiene la plena confianza de Zidane, que en repetidas ocasiones le da la oportunidad de incorporarse al equipo. Esta circunstancia le motiva, porque sabe que si el entrenador le ve bien, le dará varios minutos.

Escudo / bandera del Real Madrid

Su caso, en comparación, es diferente al que experimentó James la temporada pasada. El colombiano afrontaba el curso con la esperanza de convencer a Zidane, pero terminó desanimándose porque había secciones en las que le iba bien y no tenía oportunidad. Esto no le pasará a Isco, que sabe que le toca a él salvar los minutos.

En el pasado, ya ha revertido situaciones desfavorables. Sin ir más lejos, el año pasado, cuando también parecía que lo habían relegado a un papel secundario pero Zidane lo sorprendió al otorgarle el título en un partido clave ante el PSG en la Champions League. Allí volvió a ganar la plaza, haciendo una gran Supercopa de España después.

El malagueño considera que este es el camino a seguir y estas dos semanas los está presionando para volver a su mejor momento de forma. Son dos semanas sin juegos, sin viajes. Porque una de las cosas que sostiene es que con partidos cada tres días en los que apenas tiene protagonismo, es difícil conseguir el punto de forma. Muchos juegos (con unos minutos de sobra) y algunas sesiones de práctica. Por eso, ahora, tras esta pausa, Isco espera finalmente volver a la pista para devolverle a Zidane la confianza que siempre ha depositado en él.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario