<
>

Sin iniciar las defensas las cosas no cambiarían



Messi El primer curso suele ser indigerible. Un segundo puede acabar provocando un agujero en el estómago del tamaño de cinco goles en el Camp Nou. Corresponde a Betis el orgullo que no se ha perdido, la inspiración de Cadenas y las razas de Alex Moreno. También la recuperación de sus atacantes, con Sanabria capaz de marcar el segundo gol en dos partidos, y Loren, que aprovecha sus minutos de forma casi quirúrgica.

Queda, en contra León o sin él, la sensación de extrema fragilidad nuevamente. 17 goles encajados en 9 jornadas, en la lamentable media de años anteriores. Guido ofrece un poco más de equilibrio, pero Carvalho mantiene su mismo trote de cerdo y los defensores … son los de hace unos meses. ¿De verdad creían en Heliópolis que sin contratar laterales las cosas cambiarían?

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario