<
>

Xavi ya se acerca a la « manita » de los títulos



No hay fin para Xavi Hernández que se le resiste. De hecho, con este viernes es la cuarta final que juega y gana. La víctima en esta ocasión fue el Al Arabi, equipo al que ya vencía (4-0) en otra final, la Copa Ooreddoo, hace poco más de dos meses. Sin embargo, en esta ocasión, la final fue mucho más disputada, porque Al Arabi se levantó en cualquier momento, hasta el punto que Al Sadd no pudo respirar aliviado hasta el pitido final.

El delantero argelino empezó a marcar muy rápido, Bagdad Bounedjah, en el minuto 3, coincide con los que pensaban que la final no tendría color y que iba a ser una marcha militar para los hombres de Xavi. Sin embargo, Al Arabi pudo recuperarse del golpe inicial, igualando el concurso de Aron Gunnarsson veinte minutos después. Sin embargo, Bounedjah regresó para dar un vívido golpe psicológico en el último aliento de la primera parte, dejando el brillante 2-1 a favor de Al Sadd.

Un marcador que no se movió, a pesar de las muchas oportunidades que tuvo Al Sadd para poner el clavo en el marcador.

Entonces con este triunfo Xavi consigue su cuarta corona al frente del Al Sadd, repitiendo la Copa Emir por segundo año. Pero su gran desafío está en QSL, una competición que, en su primer año como técnico, tuvo que conformarse con el tercer puesto, detrás de Al Duhail y Al Rayyan. Ahora, está en lo más alto de la clasificación con solvencia, después de nueve partidos disputados, a seis puntos del segundo, el Al Ahli.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario