<
>

Y el sufrimiento mirótico en la grada



Él Barça de Jasikevicius dio a Palau Blaugrana, que ayer celebró 49 años de su inauguración, una victoria de carácter frente a la Real Madrid, el eterno rival, y que también sirve de venganza por la derrota ante Pablo Laso en la Supercopa Endesa (72-67). Por ahora, Laso 1-Saras 1. Un Barça demoledor en la primera parte y un guerrero madridista en la segunda, que sacudió el sistema de Jasikevicius, que al final del choque no entendía cómo su equipo podía haberse sorprendido por la reacción rival. Toda la disciplina de la primera parte, aguantando un equipo que cuando piezas como Campazzo, Llull, Rudy los Randolph colapsa, cambia.

Tampoco era el día de Tavares. Si eso de Brandon davies y el joven Sergi Martínez, en su mejor juego desde Saras lo incorporó al primer equipo. Entre ellos y las pestañas de Higgins si Kuric Volvieron a encarrilar el choque hasta que Campazzo y Llull se despertaron para apoyar Thompkins si Alberto Abalde y puso a un Barça rechazado en el triple (5 sobre 20) en dificultad. Era un Clásico de los habituales, donde ambos se vaciaron … aunque sin público y con un Nikola Mirotic Quien debió sufrir por la soledad de las gradas.

Etiquetas
Siguiente

Deja tu comentario